Catálogo

Portada del libro Poemas 601-1200. Soldar un Abismo con Aire -
Título:
POEMAS 601-1200. SOLDAR UN ABISMO CON AIRE –
Autor:
Colección:
Poesía
Serie:
Emily Dickinson
Idiomas:
Inglés (original) y Español (traducción)
Traducción:
Ana Mañeru Méndez y María-Milagros Rivera Garretas
de páginas:
776
Tamaño:
14,5 x 22,3 cm.
Material anejo:
CD en español
Encuadernación:
Tapa dura
Edición:
2013
ISBN/EAN:
978-84-937159-9-1
Precio:
37 € (IVA incluido)

o encargar a través del Formulario de pedido.

Descripción:

Emily Dickinson, (Amherst, MA. 1830-1886) fue una mujer muy culta, con conocimientos profundos y originales de Lengua, Astronomía, Botánica, Química, Geografía y Literatura. Ella leyó y se inspiró en las autoras más conocidas de su tiempo, como Charlotte, Emily y Anne Brontë, Elizabeth Barrett Browning, Elizabeth Gaskell y George Elliot. También la Biblia, la observación atenta de la Naturaleza y las obras de Shakespeare están muy presentes en sus poemas.

Con toda esta sabiduría y la genialidad incomparable de la que fue dotada por la vida, hizo de su escritura un “Camino de perfección” que no deja nada al descuido, logrando decir más y mucho más allá de lo comúnmente decible. Por eso siempre sorprende, “recrea y enamora”, porque sus palabras tocan el centro del universo, el nervio de cada dolor, la médula del amor, “el tuétano del día”, es decir, la experiencia.

A las mujeres nos gusta crear de algo ya creado, no crear de la nada, cosa esta, por lo demás, rara y difícil. En este sentido, la traducción de la poesía completa de Emily Dickinson, de la que en este libro ofrecemos los Poemas 601-1200, es una creación, creación consistente en trasladar las palabras y el sentido de una obra maestra, obra que a las traductoras (y no es una coquetería) nos desborda, de la lengua materna de su autora a la nuestra. Y hacerlo con toda la fidelidad, la admiración, el amor, la devoción (¿por qué no, si solo significa “entrega a lo máximo”?), la atención y el sentido de la autoridad de que somos capaces.

María-Milagros Rivera Garretas y Ana Mañeru Méndez