Nuestro blog: Siguiendo a Emily Dickinson

Síguenos

Sigue nuestro blog


Dickinson y Brontë: una esperanza las distingue

Esperanza: Sentimiento de deseo por algo y confianza en la posibilidad de su realización. Las dos autoras tienen poemas dedicados a ese sentimiento inasible, pero con puntos de vista muy diferentes, que pueden ser reflejo de una actitud vital. Desde luego transmiten una disposición de ánimo distinta, como se puede comprobar en los dos poemas del mismo nombre que comentamos.

Emily Brontë siente la esperanza y la expresa como una posibilidad que no se realiza, que le da la espalda cuando apela a ella desde su prisión (“a través de los barrotes, un terrible día”). Algo que susurra y canta cuando la poeta llora, pero que se detiene cuando la poeta quiere alcanzarla.

Emily Dickinson expresa en cambio la presencia constante, aunque elusiva, de la esperanza. Ese algo sutil, indefinido que “se posa en el alma”. En Dickinson esa melodía no cesa.

En ambos casos, la esperanza es representada como un elemento alado, con plumas, con alas, aunque alberga significados contrapuestos: certidumbre y duda; cumplimiento y falta. Y un tono desgarrado de EB frente al más sutil de ED. Hay una estrofa en cada poema que se refiere a un momento de gran adversidad. Brontë siente cómo la esperanza la traiciona y la abandona para siempre, y la llama “cruel” y “falsa”. En cambio, para Dickinson ha estado siempre presente, y más aun, como dice en los dos últimos versos, nunca le ha exigido nada.

4184534 (3)

Emily Dickinson (poema nº 314)

“Esperanza” es la cosa con plumas –

Que se posa en el alma –

Y canta la melodía sin las palabras –

Y no cesa – jamás –

 

Y dulcísima – en la Galerna – se oye –

Y severa ha de ser la tormenta –

Capaz de abatir al Pajarillo

Que a tanta gente dio calor –

 

La he oído en la tierra más fría –

Y en el Mar más desconocido –

Sin embargo – nunca – en Apuros,

Me – ha pedido una miga.

“Hope” is the thing with feathers – /That perches in the soul –/ And sings the tune without the words – /And never stops at all – //

And sweetest – in the Gale – is heard –/ And sore must be the storm – That could abash the little Bird/ That kept so many warm –//

I’ve heard it in the chilliest land –/ And on the strangest Sea – /Yet – never – in Extremity,/ It asked a crumb – of me.

 

Aportamos aquí una traducción propia del poema de Emily Brontë (Hope, 1843)

rejas

La esperanza no es sino una amiga tímida –

Sentada fuera de mi guarida enrejada

Viendo cómo mi sino quedaría

Plano como que los hombres de corazón egoísta.

 

Era cruel en su miedo.

A través de los barrotes, un día sombrío,

Miré fuera para verla

¡Y ella apartó su rostro!

 

Como una falsa guarda, falsamente vigilando

Aun así, en la contienda, murmuraba paz;

Cantaba mientras yo estaba llorando,

Si yo la atendía, ella paraba.

 

Falsa era, e implacable.

Cuando mis últimas alegrías cubrieron el suelo

Hasta la Pena vio arrepentida

Esas tristes reliquias esparcidas alrededor;

 

La Esperanza – cuyo susurro hubiera sido

Bálsamo para todo ese dolor enloquecido –

Extendió sus alas y despegó hacia el cielo;

Se fue – ¡y nunca más volvió!

Hope was but a timid friend – /She sat without the grated den /Watching how my fate would tend /Even as selfish-hearted men.//

She was cruel in her fear. /Through the bars, one dreary day, /I looked out to see her there /And she turned her face away!//

Like a false guard false watch keeping /Still, in strife, she whispered peace;/She would sing while I was weeping, /If I listened, she would cease.//

False she was, and unrelenting. /When my last joys strewed the ground /Even Sorrow saw repenting /Those sad relics scattered round;//

Hope – whose whisper would have given/Balm to all my frenzied pain – /Stretched her wings and soared to heaven; /Went – and ne’er returned again!

(Publicado en 1846 en Poems By Currer, Ellis and Acton Bell bajo el seudónimo “Ellis Bell”).

En la próxima entrega, más correspondencias sorprendentes.