Nuestro blog: Siguiendo a Emily Dickinson

Síguenos

Sigue nuestro blog


Los lugares que habitó

Los lugares que Emily Dickinson habitó están presentes en muchos de sus poemas. Espacios físicos y metafóricos de su experiencia vital y refugio creativo.

La casa de ED

The Homestead, 1858

Amherst, Massachussets: lugar de nacimiento de la poeta, donde residió toda su vida, excepto el año que estudió interna en Mount Holyoke Female Seminary, en un pueblo cercano. Allí está enterrada ella con su madre, su hermana y su padre en uno de los cementerios de la localidad. Susan Huntington Dickinson está enterrada en el West Cemetery, junto a su marido, el hermano de Emily, Austin Dickinson.

La presencia de la familia Dickinson en Amherst se remonta a 1742, cuando Nathan Dickinson, el bisabuelo de Emily, se estableció allí. Y se convirtieron en una de las familias más prominentes de la ciudad durante cuatro generaciones. La impronta que dejaron ha llegado hasta nuestros días, Amherst es conocida sobre todo por conservar parte del legado de la poeta y el museo dedicado a ella.

En tiempos de Emily, era una pequeña ciudad de unos 4.000 habitantes, en muchos aspectos arquetipo de la sociedad blanca de Nueva Inglaterra del s. XIX, permeada por los valores del puritanismo protestante del momento: primaba el trabajo, el rigor, la instrucción, la contención en las formas. Valores que, al constreñir la libertad individual, también fomentaban el secretismo y la hipocresía.

Amherst Academy

Amherst Academy

Amherst Academy: fundada en 1814 por un grupo de ciudadanos entre los que estaba su abuelo Samuel Fowler Dickinson y Noah Webster, creador del conocido diccionario que lleva su nombre. Emily estudió allí 10 años. En 1821, se fundó Amherst College, que no admitió mujeres como estudiantes hasta 1976. Los hombres de la familia participaron directamente en la vida de esta institución; tanto el abuelo Samuel, como el padre y el hermano de Emily fueron tesoreros. De hecho, Samuel F. Dickinson se arruinó en el empeño y tuvo que vender la mitad de su mansión para saldar parte de sus deudas y dejar Amherst.

The Homestead: residencia familiar de los Dickinson donde nació y murió Emily. Y que hoy forma parte del Museo de ED. En la primera planta está la habitación de la poeta, donde escribía, con una ventana orientada hacia la casa de Susan, y otra hacia la calle principal del pueblo. En la planta baja estaba el invernadero, al que Emily dedicaba gran parte de su tiempo cultivando una de sus pasiones, la jardinería.

Al final de la vida de Emily, esta casa se convirtió en escenario de los encuentros de Austin y Mabel Todd. Después de la muerte de la poeta, Austin cedió una parte de los terrenos de la propiedad familiar para que el matrimonio Todd se construyera allí otra casa, The Dell, donde continuó su relación con Mabel, aparentemente con el consentimiento de su marido.

The Evergreens era la casa donde vivían Susan y Austin, a la que Emily llamaba en sus poemas Oeste / West, porque lindaba con la suya por el lado oeste. Desde 1856, durante treinta años, hasta la muerte de Emily, ellas vivieron en estas casas que compartían el jardín y que estaban unidas por un sendero que ambas recorrieron infinidad de veces. The Evergreens fue conservada por los herederos de la familia Dickinson, y convertida en Museo en 2003.

Hay un poema precioso e inquietante (nº 440) en el que la poeta habla del lugar propio que habita:

Yo – había estado – Años – fuera de Casa –

Y ahora – ante la Puerta –

No me atrevía a abrir – no fuera que una cara

Que nunca había visto antes

 

Mirara impasible en la mía –

Y preguntara por mi Cometido allí –

Mi Cometido – nada más una Vida que dejé –

¿Residía una tal – todavía allí?

 

Busqué a tientas mi temple –

Examiné palmo a palmo las Ventanas –

El Silencio – como un Océano rodó –

Y rompió contra mi Oreja –

 

Reí una risa de Madera –

Que yo – pudiera temer a una Puerta –

Yo que el Peligro – y los Muertos – había afrontado –

Pero nunca había temblado – antes –

 

Ajusté al Picaporte – mi Mano –

Con tembloroso Cuidado –

No fuera que la Espantosa Puerta retrocediera de un salto –

Y me dejara – en el Suelo –

 

Aparté los dedos, con la cautela del Cristal –

Y apreté los Oídos – y como una Ladrona

Salí a hurtadillas – anhelante – de la Casa.

 

I – Years – had been – from Home – / And now – before the Door – / I dared not open – lest a face / I never saw before //

Stare vacant into mine – / And ask my Business there – / My Business – just a Life I left – / Was such – still dwelling there? //

I fumbled at my nerve – / I scanned the Windows o’er – / The Silence – like an Ocean rolled – / And broke against my Ear – //

I laughed a Wooden laugh – / That I – could fear a Door – / Who Danger – and the Dead – had faced – / But never shook – before – //

I fitted to the Latch – my Hand – / With trembling Care – / Lest back the Awful Door should spring – / And leave me – in the Floor – //

I moved my fingers off, as cautiously as Glass – / And held my Ears – and like a Thief / Stole – gasping – from the House.

 

Hay más poemas y más historias relacionadas con los lugares que habitó. En la próxima entrada hablaremos de un intruso en el jardín.